3 de febrero de 2016

Descubriendo la isla de Chiloé

Buenos y felices miércoles! 
Hoy nos vamos de viaje otra vez. Hace unos días un compañero de trabajo me decía que pasaría sus vacaciones recorriendo la isla de Chiloé. Eso me recordó que hace ya 10 años yo también estuve "por esos lares" así que he querido rescatar algunas fotos y presentaros un nuevo rincón de Chile.

Chiloé

Chiloé es un archipiélago que se forma de una gran isla: la gran isla de Chiloé, y muchos islotes. Mide unos 9.000m2 y con una población de algo más de 167.000 personas. Está al sur de Chile, pero si tenemos en cuenta que Chile tiene 4.000km de largo, igual no está tan al sur. Aquí podéis ver un mapa:


Se puede llegar en coche cruzando en ferry desde Puerto Montt, así hice yo la vez que la visité. Fue la primera vez que visitaba Chile, cuando aun no sabía que iba a quedarme a vivir. Recorrimos en coche el trayecto de Santiago a Puerto Montt (unos 1.000km) y de ahí cruzamos. 


Foto del camino

Como teníamos otras cosas que visitar, estuvimos solo un par de días, y visitamos solamente Castro. Os dejo unas fotos de lo más característico: 



Para mi esta foto resume lo que más me sorprendió de Chiloé: es llano. Aquí en todas partes está la Cordillera de los Andes muy presente, y cuando conducíamos por Chiloé me sorprendió no ver montañas por ninguna parte. Típico de una isla, ya lo sé, pero llevaba muchos días viendo montaña. 



Aquí tenéis algunas fotos de los Palafitos, las casas típicas en Chiloé. Los palafitos son casas construidas sobre estacas o palos de madera, generalmente en la costa o sobre aguas tranquilas. A mi me alucinaba pensar cómo se aguantaban, más en un país tan sísmico como es Chile. Entrar en un palafito me dió impresión, pero la verdad es que me encantaron.





De la ciudad de Castro, lo más característico es su iglesia de San Francisco. Por dentro es preciosa, toda de madera, pero la fachada está pintada de amarillo (muy feo el color la verdad...) Pero es patrimonio de la humanidad de la Unesco.





Estas fotos muestran para mi lo cambiante que me tocó el clima. Llovía y salía el sol con una facilidad... pero nunca he visto un arco iris tan claro y grande y completo como este. Creo que me enamoré de Chiloé con esta imagen. 


Y como anécdota, quiero contaros la historia del Trauco. Aquí me veis con en una foto bajo el Trauco, con 10 años menos y el pelo del color que era antes de venirme a vivir aquí. A lo que íbamos, el Trauco es un ser de la mitología chilena, se le presenta como un ogro, una persona de facciones feas y sin pies. Se asustaba a las jovencitas que el Trauco podría dejarlas embarazadas; así como también se decía que el Trauco era el padre de aquellas jóvenes que quedaban embrazadas sin saber quien era el padre. Aquí tenéis la leyenda completa.


y del truco salto al Indio Pícaro, que descubrí en este mismo mercado de artesanía. Un indio al que levantandole la cabeza te muestra sus "picardías" y lo bien dotado que está:

Además de estas figuras curiosas, en Chiloé hay mucha artesanía con cuero, con piel de pescado, con madera, mucha lana. Y algo que quedé con ganas de ver: Pingüinos! Estaban todos los tours llenos así que no pudimos ir, pero si visitáis Chiloé no os lo perdáis. Aquí hay más info.

Espero que os haya gustado el paseo, también podéis conocer otros rincones de Chile aquí, o viajar a la isla de pascua, o visitar en el blog la sección Conociendo Chile

Nos leemos el mes que viene



Publicar un comentario

Entradas relacionadas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...